Gifs de contaminacion

🌎 Como enviar gif en whatsapp – imágenes animadas en

La contaminación de fuentes no puntuales (NPSP) es un término que se refiere a la contaminación que se origina en el exterior La contaminación de fuentes no puntuales, también conocida como contaminación de las personas, es una forma de contaminación que se produce en nuestras aguas subterráneas, ríos y océanos como resultado de actividades comunes como fertilizar el césped, pasear a los perros, cambiar el aceite del motor y tirar la basura. Los contaminantes producidos por estas actividades son arrastrados por los desagües pluviales y se vierten en nuestros ríos y océanos con cada lluvia. Incluso pueden filtrarse a través de la tierra, contaminando las aguas subterráneas que se encuentran bajo ella.
– odos nosotros contribuimos a las emisiones de fuentes no puntuales con nuestras actividades cotidianas, nos demos cuenta o no. Como resultado, la contaminación de fuentes no puntuales es el peligro más grave para muchos de nuestros humedales, arroyos, embalses, pozos, arroyos, ríos y bahías, así como para nuestras aguas subterráneas y el océano.
La contaminación de fuentes no puntuales tiene un efecto negativo sobre la vida acuática y marina, las actividades acuáticas recreativas, la industria pesquera, el turismo y nuestros preciosos suministros de agua. Al final, el gasto lo asume cualquier residente de Nueva Jersey.
Sin embargo, hay una buena noticia: podemos reducir las emisiones de fuentes no puntuales y mantener nuestro medio ambiente a salvo si lo incorporamos a nuestras actividades diarias. Unas simples mejoras en el estilo de vida pueden tener un impacto significativo en la calidad de los suministros de agua de Nueva Jersey. He aquí algunas ideas para reducir las emisiones procedentes de fuentes no puntuales.

😬 La biomagnificación y el problema de las toxinas

El mundo ha estado fascinado por los GIFs desde que el GIF del bebé bailando hizo su debut a finales de la década de 1990 (que algunos de ustedes puede que no recuerden). Con la llegada de las redes sociales, la curiosidad se ha convertido en una obsesión en toda regla. En realidad, los GIF de reacción se han convertido en una forma habitual de expresar sentimientos y pensamientos sin tener que hablar o escribir una sola palabra. (Sólo hay que preguntar al ex presidente Barack Obama, cuya caída de micrófono ilustrada encabezó la lista de Variety de los GIF más famosos del año).
Lena Groeger hizo un excelente trabajo describiendo no sólo los orígenes de los GIF (las primeras versiones de la tecnología se remontan al siglo XIX), sino también la ciencia que hay detrás de ellos en un artículo de ProPublica. Tanto si se trata de una canción favorita que sigue sonando en la radio como de una imagen en bucle de un gato limándose las uñas, el cerebro humano parece ansiar la previsibilidad (lo cual es totalmente cierto). Y es este nexo entre ciencia y tecnología el que tiene el potencial de transformar completamente el periodismo digital.

😍 360 grados de un río ganges contaminado

No se suele pensar en los humedales, los manglares y otros hábitats naturales como infraestructuras, pero tienen algunas de las soluciones más eficaces. Integrating Green and Gray, un estudio del que fuimos coautores junto con el Instituto de Recursos Mundiales en marzo de 2019, analizó cómo una nueva generación de proyectos de infraestructura que aprovechan la fuerza de la naturaleza ayudaría a lograr la protección del agua y la resiliencia climática. Los GIF animados que creamos para acompañar los mensajes del informe fueron un éxito en las redes sociales, con un alto índice de clics.
Cuando los problemas del cambio climático y la destrucción del medio ambiente parecen insuperables, es importante recordar que hay pequeños pasos que podemos dar ahora mismo para reducir nuestra propia huella de carbono. A muchos de ustedes les habrá resultado útil esta lista de “10 maneras de ser más sostenibles” para fomentar algunos actos individuales fáciles pero acertados.
La contaminación del agua pone en peligro la salud humana y del medio ambiente tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo, y reduce el desarrollo económico en un tercio en las zonas más contaminadas. Estos resultados, respaldados por la mayor base de datos del mundo sobre la calidad del agua, se presentaron en un artículo emblemático, Quality Unknown: The Invisible Water Crisis, para inaugurar la Semana Mundial del Agua en agosto. Las personas influyentes de las redes sociales compartieron ampliamente nuestros tuits relacionados con el informe.

😍 Lluvia ácida (animación)

Es probable que hoy hayas respondido a unos cuantos correos electrónicos, enviado unos cuantos mensajes de chat e incluso hayas hecho una búsqueda rápida en Internet. A medida que avanza el día, es casi seguro que pasarás más tiempo conectado, subiendo fotos, escuchando música y viendo vídeos.
Cada una de estas actividades en línea tiene un pequeño coste: la energía utilizada para el funcionamiento de tus ordenadores y el control de las redes inalámbricas que utilizas emite algunos gramos de dióxido de carbono. Los centros de datos y los enormes servidores necesarios para sostener Internet y almacenar la información a la que accedemos a través de ella son menos aparentes, pero quizás incluso más intensivos en energía.
A pesar de la pequeña cantidad de energía necesaria para una sola búsqueda en Internet o para un solo correo electrónico, Internet es utilizado actualmente por casi 4.100 millones de personas, es decir, el 53,6% de la población mundial. Esos trozos de electricidad, así como los gases de efecto invernadero liberados como resultado de cada operación en línea, pueden sumar.
Según algunas cifras, la huella de carbono de nuestros aparatos electrónicos, de Internet y de las redes que los sustentan representa alrededor del 3,7% de las emisiones mundiales de efecto invernadero. Según Mike Hazas, investigador de la Universidad de Lancaster, es comparable a la cantidad generada globalmente por la industria aérea. Para 2025, se espera que estas emisiones se dupliquen.