Too old to die young filmaffinity

👶 Too old to die young filmaffinity

😋 Jethro tull – too old to rock ‘n’ roll: too young to die

– El resultado es un brillante dispositivo refniano, con su primoroso manejo del tiempo y la acción, obligado a barnizar las mencionadas ideas de mejora. La radiografía de los Estados Unidos. Trump es, pues, laminado por las horribles pastas y la capacidad de arrancar la mirada de una óptica demasiado llana. No tiene sentido aplastar a Trump y proteger a los demás porque están subvencionados por el mismo sistema capitalista.
-Pero todo esto no deja de tener su gracia, ya que la obra revela, sin desearlo, que el mundo es mucho más feliz con personajes masculinos que sin ellos. Resulta irónico que una película que defiende la sociedad utópica propugnada por los grandes medios de comunicación demuestre que es mucho peor que la que intenta condenar. Una obra esclarecedora a su pesar.

🌹 Mil maneras de morder el polvo – trailer hd

Refn se encarga de transmitir toda su fuerza visual, mientras sus personajes se mueven y hablan de forma parsimoniosa, articulada y con una lentitud interpretativa que pone en marcha una trama decadente, donde cada personaje que aparece en pantalla parece peor que el anterior, lo que lleva al espectador al lujo y a la marginalidad, pero sobre todo a la perdición.
Casi como un fin del planeta, los guionistas deslumbran a una comunidad completamente asolada, disfuncional y violenta, la violencia está en primer plano y en todos los lados, el consumo de drogas, las guerras de drogas, el acoso sexual, entre otros parias de la sociedad, con un cuerpo policial débil e incompetente, del que hay una aparente parodia y caricaturización.
La fuerza visual de las imágenes ha sido reiterada, por lo que es difícil no destacar el trabajo de dos expertos en la dirección de fotografía, el mexicano Diego García (Boi Neon 2015] y Divine Love 2019 de Gabriel Mescaro) y el iraní Darius Khondji (Se7en 1995] de David Fincher), no en vano se enumeran los ejemplos, porque claramente sirven de perfecta guía para la

⚡ La balada de buster scruggs | tráiler oficial | netflix

Si no conoce NWR o sólo conoce la aclamada Drive, le sugiero que vea primero sus películas nuevas, o lo más probable es que haya perdido el tiempo. The Neon Demon y Only God Forgives Sobretodo su trilogía neón conformada por Drive (recomiendo verlas en ese orden).
El estilo de los daneses tiene elementos que suelen ser considerados por sus críticos o por el público como caprichos y defectos. Mientras que sus partidarios, como es mi caso, consideran sus valores y puntos fuertes. Refn parece ser catalogado como pretencioso, querer ser de Lynch y que sus películas son puro estilo y cero sustancia. Eso lo posteo hasta cierto punto y entiendo a todos los que no les gusta.
Pero es precisamente ese uso magistral del color, la violencia, el tiempo y la narración visual lo que la hace destacar sobre todas las demás, sobre todo en los tiempos actuales donde cada vez es más difícil ver autores fieles a su estilo que no se plieguen a la riqueza, a lo políticamente correcto o a los estudios. Estoy de acuerdo en que la mejor manera de sintetizarlo será citando a Jay Bauman de RLM: “Algunos lo llaman estilo sobre la sustancia. Yo lo llamo simplemente cine”.

🤲 Demasiado viejo para morir joven: crítica temporada 1] sin spoilers

A estas alturas de la trama, el fenómeno cultural casi mainstream que supuso ‘Drive’ (2011) ha disipado las vaivenes que el cine de Nicolas Winding Refn ha ido tomando a lo largo de la década. Recuperado parte de su mojo en ‘El diablo de neón’ (2016), el director ha ido reconduciendo, perfeccionando y puliendo su estilo visual definitivo sin preocuparse de ser aparcado por el radar de la gran pantalla.
Parte de sus pecados fue sucumbir a su cinefilia de tal manera que comenzó a doblegar su historia en un estilo contemplativo, latente, plagado de luces de neón de colores brillantes, como una reinterpretación tangible de los clásicos juegos de luces del cine italiano de terror. A la manera de una trituradora posmoderna, plagada de momentos de agresividad y diálogos parsimoniosos, en los que jugar y establecer sórdidas historias criminales bajo una perspectiva tan mítica como desmitificadora.
Tal es su pasión que ‘Demasiado viejo para morir joven’ (‘Too Old To Die Young’, 2019) no es más que una inmersión de cabeza en todas sus obsesiones recientes, estilizadas hasta la desesperación y llevando el desenfreno y la pantomima hasta límites que harán que su paciencia sea comprobada incluso por los más devotos de su obra.